sábado, 29 de diciembre de 2007

Carta a un fumador


















Cusco, 6 de Julio del 2006

Querido amigo:

Te preguntarás por qué de pronto te escribo, y para colmo de males, te digo amigo, es cierto, talvez no me conoces y talvez no te conozco, pero siento que debo darte algo muy importante, algo que todos necesitamos en algún momento de nuestras vidas, algo que vale más que cualquier otra cosa en este mundo, algo demasiado bueno para tenerlo guardado, algo que debe compartirse siempre con alguien especial: el consejo de un amigo.

Pongo toda mi alma y corazón joven para darte este buen consejo: hace poco tiempo estuve pensando en la vida, por consiguiente también en la muerte, pensaba en todo lo que había hecho, hasta el momento en que llegué a pensar en el futuro, mi vida profesional, mi futura familia y mi muerte. Ahí empezó el problema, me puse a pensar que hay cosas que vienen como una enfermedad adquirida o un accidente de tránsito, pero hay cosas que el mismo ser humano puede provocar por medios suicidas a largo plazo: los vicios.

A lo largo de mi corta vida, hasta ahora, he observado que el peor de los vicios es el cigarro, el “fallo”, como quieras llamarlo, siempre se infiltra en tu vida. Te contaré una experiencia personal: Mi abuelo era fumador y mi hermano le dio una gran lección de vida, al tener solo 3 años le pregunto: ¿Por qué fumas si te hace daño? En ese instante, para sorpresa de todos, mi abuelo se quedó sin palabras y nunca más volví a ver las 3 cajas de cigarro que guardaba a espaldas de su escritorio, nunca volvió a fumar, y en la actualidad se encuentra aún con vida gozando de su tercera nieta, muy feliz por haber elegido vivir a estar enterrado unos cuantos metros por debajo de la tierra gracias a la nicotina. Por eso te escribo estimado amigo, ahora yo te pregunto: ¿Quieres ser pasajero del tren que no va a ningún lugar? Si en realidad quieres disfrutar tu vida deja ese vicio y comienza de nuevo, piensa en tu futuro ya que el tiempo que te quita el cigarro solo llega a formar los cadáveres de momentos que jamás volverán, ¡piénsalo!

¿Cuál es el objetivo del cigarro?, ¿Para qué fumas?, estas son interrogantes que yo haría a cualquier persona que viera en la calle fumando. El cigarro hace daño, irónicamente, hasta las empresas que producen cigarros te lo dicen. Sin embargo; poco o nada le importa al típico suicida que esta fumando un “fallo” en el frío con sus amigos. Y digo suicida mi querido lector, ya que ese es el término apropiado para una persona que se daña solo y poco a poco quiere matarse. Por eso amigo vengo a decirte que la mejor opción es la vida. La muerte es un paso que vendrá con el tiempo, no la adelantes fumando.

Si algo he aprendido de mi formación en valores, es a tener fuerza de voluntad y ser perseverante, lo mismo te digo amigo lector, para dejar un vicio hace falta mucho más que un simple compromiso, se debe de tener una fuerza de voluntad enorme y un gran corazón arrepentido. Yo sé que tu tienes los requisitos para lograrlo y por eso te dedico estas cuantas letras inmortalizadas en papel. Es un largo camino, pero poco a poco ve adentrándote en él.

Sé que tropezarás, sé que tendrás tentaciones, sé que te encontraras con obstáculos y muy grandes, sé que necesitarás de la única fuerza que hay en tu corazón: la voluntad, sé que a veces pensarás en rendirte y darte por vencido. Sé que el camino se te hará oscuro en algunas ocasiones, pero en esos momentos, acuérdate de esta carta y que sea tu luz guía en esa oscuridad. Y al final, si por alguna casualidad de la vida te llegara a conocer, espero que hayas cambiado y me sentiré orgulloso de haberte podido ayudar mi querido amigo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

:)

Anónimo dijo...

Simplemente GRACIAS. Yo no fumo, pero si mi papá. Cada día desde la mañana es un día de campañas y planes igual de grandes y creativos que los de green peace, solo para concientizar a mi papá. El solo rie, hoy decidí darle una carta. Dejarla junto a sus cigarrillos para que cuando se levante de su siesta la vea y la lleve consigo para luego leerla. Decidí tomar partes de esta carta aunque le agregaré algunas opiniones personales. Espero me sirva de algo. Pero hasta que él no lo deje, yo no me rendiré. Me considero una persona muy perseverante. De hecho me guío por un bello refrán: persevera y triunfarás.Una vez más gracias.

Anónimo dijo...

Gracias esta excelente su carta !


Diseño del artista cusqueño Jorge Flores Najar, mi querido Tío.