jueves, 24 de julio de 2008

Spiderman y el centralismo en el Perú
















Miércoles 18 de Junio del 2008. Comienzo el día y me levanto para ir a la Universidad, hace unos días me entero que saldrá, con el diario Perú21, un cómic de Spiderman, uno de los héroes clásicos de Marvel. Llego al paradero de la avenida Universitaria, me aproximo al quiosco a las 8 de la mañana, pregunto por la publicación y la señora, amablemente, me dijo “ya se acabaron”. Me resigne y asistí normalmente a mis clases. Al día siguiente, me enteré que volvieron a sacar el primer número del cómic, el cual pude adquirir sin mayor dificultad, felizmente. Sin embargo, a los pocos días anunciaron la tercera salida del cómic número uno; esto ya pintaba raro. ¿Acaso todo Lima se volvió “Spidermaniaca”? Así, difícilmente, fui coleccionando mis cómics, hasta el número 3 que salió el 2 de Julio del 2008, un día antes de mi viaje de retorno a mi ciudad natal: el Cusco.

Jueves 24 de Julio del 2008. Hoy porfin terminé de leer la saga de los tan esperados cómics del creativo Stan Lee, creador de Spiderman. La pregunta es ¿Por qué termine de leer el cómic un jueves si sale todos los miércoles? Si bien soy lento leyendo, tampoco soy tan tortuga en mi lectura; ni tampoco crean que teniendo el cómic en mis manos aguantaría la curiosidad por saber que pasaría luego; el problema, en verdad, es que los últimos tres números de la saga del héroe arácnido tuve que conseguirlos en Cusco. Ahora la pregunta es ¿Y cuál es el problema de conseguirlos en Cusco? Lamentablemente, al contrario totalmente de Lima, aquí en ves de agotarse el cómic, ni siquiera llegó. Me acerqué a un puesto, dos, tres y nada; en todos, la misma respuesta: “Mañana”. Esperar un día, no es mucho pedir; sin embargo, la llegada del periódico sin el cómic es algo inexplicable.

Cuán centralizado está mi pobre país, que mientras miles de limeños pueden leer su cómic de Spiderman el día en que sale y enterarse de cómo continua o acaba la historia, chicos de provincias, seguramente mucho más ilusionados, tienen que esperar a que el santo avión traiga recién los cómics un día después, ¿Lo que sobra de Lima, es lo que mandan a provincias? Esta vez no hablo sólo por el Cusco, hablo por cada remoto lugar de mi querido y maltratado Perú. Quizás el hecho de que el cómic no llegue el mismo día sea un tanto banal, pero lo que quiero resaltar es que mientras que en Lima se saca una tercera tira de cómics, en lugares del interior del país ni siquiera se ha mandado una primera tira. Ni el gran Spiderman se salvo de este gran mal que gobierna el Perú desde hace mucho tiempo…

3 comentarios:

Renato Constantino dijo...

Te apoyo, Javier. Recuerdo que al viajar a provincia, sufría porque no podía leer El Comercio y tenía que leer diarios regionales que me informaban sobre los partidos de la Liga de Piura.
Sin embargo, es importante aclarar que estos periódicos son limeños y tratan, principalmente, de los problemas de Lima y por eso es poco probable que se lean en Cusco. Pero, claro está, el centralismo se manifiesta en que estos diarios no piensan en que también tienen público en provincias y quizá sería bueno sacar alguna versión regional como lo hace La República o La Primera.
Y bueno... ¿alucinante el cómic, no?

Javier dijo...

Renato... Porfín coincidimos en alguna idea. Renato coincido contigo; sin embargo, queramos o no, los problemas de Lima son los problemas de todo el Perú y obviamente, como tu dices, debería haber, en mi opinión no una versión, sino traer el periodico a tiempo. Es increíble la gran acogida del cómic ¡Muy Bueno!

Paolo dijo...

Bueno, a mi me pasó exactamente lo mismo.
Y no es la primera vez. Siempre que ha salido alguna promoción coleccionable o algo parecido en el Perú tuve que esperar un tiempo hasta que lleguen a Cusco.
Ahora, es cierto eso de la preferencia a diarios locales, ya que si bien lo que pasa en Lima nos incumbe a todos, esta información está en todos los medios de comunicación, entonces es así que el periodico local se hace más atractivo.
Straczynski la hizo linda.

X X
---


Diseño del artista cusqueño Jorge Flores Najar, mi querido Tío.